Un domingo más

Hoy era uno de esos días. Se puso el pantalón de chándal más cómodo que tenía. Ese que se ponía cuando se encontraba perdida, el que la hacía encontrarse. Ese pantalón viejo y desgastado que conocía todos sus secretos y que nunca llevaba en presencia de alguien. Se hizo una taza de café y se... Leer más →

No sucederá

Tengo una última sonrisa escondida en el el fondo del alma. No encuentro la salida de este túnel y no quiero que nadie tenga que venir a buscarme. Se me están congelando los latidos y mi cuerpo empieza a volverse inerte. Ya no puedo moverme. Ni siquiera las lágrimas logran desbordarse de mis pupilas. Están... Leer más →

Y volvió

Aún recuerdo esa sonrisa que te regalé. Te pedía, por favor, que no te fueras, que te quedarás un rato más. Necesitaba que tus ojos me dieran la mano en este charco lleno de monstruos. Pero algo falló. Tú apenas me miraste y, en cuanto pudiste, te fuiste de aquí. Me dejaste sola y con... Leer más →

Cuéntame un cuento

Este cuento no fue escrito para mi. Se me ha quedado demasiado grande para tan poco personaje. Puede ser que me hayan acabado comiendo los dragones que protegían mi castillo o que haya muerto ahogada en este desierto de sentimientos. También puede ser que el huracán de los recuerdos haya hecho caer todos mis cimientos.... Leer más →

Desde mi tumba

Te escribo desde mi tumba. Aquí no se está mal del todo. He encontrado la paz que buscaba y siempre tengo el mar como banda sonora. La compañía es inmejorable y desde aquí, yo sí, que os puedo ver. El dolor se ha esfumado y aunque la sonrisa sigue sin inundar mi cara yo ya... Leer más →

Salir corriendo

Cada vez son más los recuerdos que me inundan los ojos. Y son más las ganas de salir corriendo de este subsuelo. El oxígeno ya se me ha acabado y he quemado mis últimas ganas de vivir. He intentado arrancarme el corazón para sobrevivir pero no encuentro la manera. Ya no hay forma de evitar... Leer más →

Muerto

Tengo el corazón atado de vena a vena. Apenas dispone de suficiente espacio para latir. Cada mañana intenta reactivar al organismo, pero ni bombardeándolo podría. Está muerto. Hace tiempo que murió.

Isla

Nunca me he atrevido a declarar en voz alta que estoy rota. Que el pecho se me ha partido en dos y que yo sola no consigo arreglarlo. Me duele levantarme cada mañana y antes de salir de la cama ya se me han congelado las ganas de vivir. Pero hay que seguir. No como... Leer más →

Rota

Llevo bastante tiempo sin escribir. He tratado de no tener tiempo para mí, para pensar(te), para odiarme, para quererme. He ocupado todos mis minutos en los demás, en darles, ayudarles. Siempre con el único objetivo de salir de mi, para no sufrir más. Pero aquí estoy de nuevo. Rota. Más rota. Con ganas de saltar.... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑