Camina

Hay días en que vivo en un paraíso con piscinas lloradas por mí. De repente, alguien toca a la puerta del infierno. Al abrir, el verano vuelve y, allí estás tú con esa sonrisa de viernes. Me traes una bandeja llena de ganas de comer el mundo. Que sonrisa más tonta acaba de posarse en... Leer más →

Calendario

Los días se me han escapado entre los dedos. Intento pasear delante del calendario y no dedicarle ni una ligera mirada. No quiero saber el mes en el que estamos ni mucho menos el día. Esta mañana mientras caminaba por la cocina he bajado demasiado la guardia y me he despertado tirada en el suelo,... Leer más →

De fiar

Lo sé. Te lo voy a confesar. No soy de fiar. En mi caso siempre habla la locura. Llego sin avisarme, sin preguntarme si podía quedarse, pero desde que me ha invadido yo tampoco tengo ganas de echarla. Con ella las penas y las malas sensaciones se van con la marea, nunca se quedan de... Leer más →

Cruzando los dedos

Te lo puedo decir y lo voy a hacer. Ya no te lloro todas las noches. No miro al cielo esperando que todo sea un mal sueño. Ya no te echo de menos. La vida ahora me sonríe y soy muy feliz. El tiempo se pasa volando desde que no estas a mi lado. Ya... Leer más →

Soy un volcán

Las neuronas me han dejado de hacer conexión desde que ya no las alimentas tú. Últimamente sólo cometo locuras para distraerme. Llevo un volcán dentro que sólo se mantiene en calma si tu le cantas por las noches, pero desde que no estás, no para de erupcionar. Yo misma me pongo las barreras a kilómetros... Leer más →

Siéntate

Te he visto ahí sentado y algo me empujaba por dentro a acercarme a ti. Estabas en paz contigo mismo y con el mundo. Irradiabas calma y tranquilidad, y quizás sea eso lo que me hacia querer sentarme ahí contigo. Poder ver lo que esos ojos brillantes observaban, poder querer al mundo un poco más,... Leer más →

A cara perro

Solo puedo decirte que fue bonito mientras duró. Eras una montaña rusa constante y yo apenas tenía conocimientos sobre escalada. Me pillaste con unos años de menos y con la necesidad de volar. Tus ganas y las mías iban a destiempo. Y yo, no supe hacerlo mejor. Te fuiste y mis 24 pedacitos quedaron a... Leer más →

Bar

Me olvidé en la barra de aquel bar. Me desnudé y lancé la ropa a aquella jarra de cerveza. Esa jarra que después usaría para ocultarme. Se vaciará y acabará como lo hacen todas las cosas. Y yo la llenaré a base de lágrimas mientras la acaricio suavemente.

Y ahora qué

La última vez que te vi, deje mi sonrisa y ya nunca más volvió. Mi corazón dejo de latir por vivir y late por sobrevivir. Muero de frío cada anochecer y aunque siento que estas, ya no. No volverá a ser y yo tampoco a sentir. Y ahora tengo 24 razones para no olvidarte que... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑