Soy un volcán

Las neuronas me han dejado de hacer conexión desde que ya no las alimentas tú. Últimamente sólo cometo locuras para distraerme.

Llevo un volcán dentro que sólo se mantiene en calma si tu le cantas por las noches, pero desde que no estás, no para de erupcionar.

Yo misma me pongo las barreras a kilómetros para que nadie se acerque y pueda salir quemado. Y cuando me encuentro en calma busco algún senderista al que me agarró en busca de un poco de agua que calme esta quemazón.

Los viandantes vienen a apreciar mi belleza externa y lo que creen que contengo en mi interior. Yo les dejo acercarse pero nunca lo suficiente para que no vean la cantidad de piedras que guardo en el fondo.

Puede que esas piedras me den más valor pero las usarán para sacar beneficio y eso me destruiría.

Los geólogos me mandan cerrar hasta que yo misma encuentre la calma y la paz y me convierta en un volcán inactivo.

Así que quizá deba hacerles caso y volver en mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: