Ganas

Todos los días no tenemos la misma sonrisa.
Hay días que el sol calienta las heridas y es entonces cuando amanece por alguna esquina tu alegría.
Hay atardeceres en los que el que huiría serías tú.
Esconderse tras alguna roca, también cansada de ser golpeada.
Pero allí entre las rocas ves una flor que te hace ver que aún queda esperanza.
La coges y la apoyas en el corazón para poder volver a sentir algo.
Sentir como el aire entra fresco y limpio a los pulmones, como el agua te cubre las cicatrices y como vuelven a invadirte las ganas.
Ganas de gritar alto que es tu momento.
Ganas de saltar los charcos que se interpongan en tu camino.
Ganas de ver anochecer sabiendo que volverá a amanecer.
Ganas de aprender a reírte de las caídas.
Ganas de pelear hasta el final.

Busca esas flores que te devuelvan las ganas y llénate el pecho con ellas.

Esas flores a veces son personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: